Categorias

La influencia de las RRSS sobre nuestra imagen

rrss e imagen

Como afectan las redes sociales a la imagen corporal

Muchos de nosotros sospechamos que las bellas imágenes, a menudo muy editadas, de personas que vemos en las redes sociales nos hacen sentir peor sobre la imagen de nuestros propios cuerpos. ¿Pero qué nos cuenta este análisis?

Si te desplazas sin pensar por Instagram o Facebook cada vez que tienes algunos segundos de inactividad, estás lejos de estar solo. Pero, ¿alguna vez te has preguntado cómo todas esas imágenes de los cuerpos de otras personas, ya sean las vacaciones de tus amigos o las selfies de una celebridad, podrían afectar la forma en que ves el tuyo?

Mucho se ha hecho a lo largo de los años acerca de cómo los medios de comunicación tradicionales presentan estándares de belleza poco realistas en forma de celebridades con Photoshop o modelos de modas delgadas.

Ahora que los influencers llenan nuestras fuentes, es fácil imaginar que las redes sociales también son malas cuando se trata de la imagen corporal.

Cómo evitar sentirte mal

Pero la realidad es más matizada, y puede haber formas de curar tu feed de Instagram para hacerte sentir más feliz en tu propia piel o, al menos, evitar que te sientas peor.

Es importante tener en cuenta que la investigación en las redes sociales y la imagen corporal aún se encuentra en sus primeras etapas, y la mayoría de los estudios son correlacionales. Esto significa que no podemos probar si, por ejemplo, Facebook hace que alguien tenga sentimientos negativos sobre su apariencia, o si las personas que están preocupadas por su apariencia tienen más probabilidades de usar Facebook.

Dicho esto, el uso de las redes sociales parece estar relacionado con las preocupaciones de la imagen corporal. Una revisión sistemática de 20 artículos publicados en 2018 encontró que las actividades basadas en fotos, como desplazarse por Instagram o publicar fotos de uno mismo, eran un problema particular cuando se trataba de pensamientos negativos sobre su propio cuerpo.

Las actividades en línea basadas en fotos se han correlacionado con la imagen corporal negativa.

Pero hay muchas formas diferentes de usar las redes sociales:

¿Estás consumiendo lo que otros publican, o estás tomando, editando y subiendo selfies? ¿Sigues a amigos cercanos y familiares, o una larga lista de celebridades e influencers?

La investigación sugiere que con quién nos comparamos es clave

«La gente está comparando su apariencia con la gente en las imágenes de Instagram, o en cualquier plataforma en la que se encuentren, y a menudo se consideran peor«, explica la investigadora postdoctoral de la Universidad Macquarie en Sydney.

En una encuesta realizada a 227 estudiantes universitarias, las mujeres informaron que tienden a comparar su propia apariencia negativamente con su grupo de pares y con celebridades, pero no con miembros de la familia, mientras navegan por Facebook. El grupo de comparación que tenía el vínculo más fuerte con las preocupaciones de la imagen corporal eran los compañeros distantes o conocidos.

Observar fotos de famosas hace que las mujeres se sintieran peor consigo mismas

Mirar a las famosas hace que las mujeres se sientan peor con respecto a sus cuerpos, pero las imágenes de conocidos impactan con un vínculo aún más fuerte con las preocupaciones por su propia imagen corporal.

Se atribuye esto al hecho de que las personas presentan una versión unilateral de su vida en línea. Si conoces bien a alguien, sabrás que solo están mostrando los mejores fragmentos, pero si son conocidos, no tendrás ninguna otra información para continuar.

Influencia negativa

Cuando se trata del círculo más amplio de personas influyentes y cuentas que sigues, no todos los tipos de contenido son iguales.

Las investigaciones sugieren que las imágenes de «ajuste de respiración» en particular, que generalmente presentan a personas hermosas que hacen ejercicio, o al menos fingen hacerlo, pueden hacer que te vuelvas más estricto contigo mismo.

En cambio, ver citas de autocompasión en las redes sociales hace que las personas se sientan mejor.

Otro estudio publicado a principios de este año incluyó mostrar a 195 mujeres jóvenes, ya sea contenido positivo para el cuerpo de cuentas populares, fotos que muestran a mujeres delgadas en bikini o equipo de fitness, o imágenes neutrales de la naturaleza. Los investigadores descubrieron que la exposición de las mujeres al contenido #bodypositive de Instagram parecía aumentar su satisfacción con sus propios cuerpos.

«Esas dos cosas juntas están empezando a construir un poco de una historia en la que puede haber algún contenido que realmente sea útil para la imagen corporal«, dice Slater.

Pero también puede haber un inconveniente en las imágenes positivas para el cuerpo: todavía se están enfocando en los cuerpos. El mismo estudio descubrió que las mujeres que habían visto las fotos con cuerpo positivo aún se objetivaban a sí mismas, lo que se mide cuando, después de mirar las imágenes, se les pidió a los participantes que escribieran 10 afirmaciones sobre sí mismas. Cuanto más se centran las declaraciones en su apariencia en lugar de sus habilidades o personalidad, más alto es el puntaje del participante en la auto-objetificación.

Cuando los participantes del estudio vieron contenido corporal positivo, se sintieron mejor acerca de sus cuerpos. Eso significa que cuando alguien escribe «Soy hermosa», se llena de cosas negativas que la gente piensa sobre sus cuerpos. Pero esas personas podrían tener una visión más amplia de dónde proviene su belleza, incluidos los atributos internos y físicos, dice Slater.

De cualquier manera, esta fijación con la apariencia es una crítica del movimiento del cuerpo positivo que parece ser cierto. «Se trata de amar el cuerpo, pero aún se trata de un enfoque en la apariencia.

rrss e imagenAmor propio

Cuando se trata de publicar nuestras propias imágenes en las redes sociales, las selfies suelen ser el centro de atención.

Para un estudio publicado el año pasado, Jennifer Mills, profesora asociada de la Universidad de York en Toronto, pidió a las estudiantes universitarias que se tomen una selfie en un iPad y las suban a Facebook o Instagram. Un grupo solo pudo tomar una sola foto y subirla sin editarla, pero el otro tuvo la oportunidad de tomar tantas como quisieran y retocar su selfie con una aplicación.

Mills y sus colegas descubrieron que todos los que tomaban autofotos se sentían menos atractivos y menos confiados después de la publicación que cuando entraron en el experimento, incluso aquellos a quienes se les había permitido editar sus fotos al contenido de su corazón. «A pesar de que pueden hacer que el resultado final se vea mejor, aún se centran en aspectos de lo que no les gusta de cómo se ven«, nos explica.

En un experimento, las mujeres se sintieron peor sobre sí mismas después de publicar una selfie en línea, incluso si la hubieran retocado.

Algunos de los participantes querían saber si a alguien le había gustado su foto antes de decidir cómo se sentían por haberla publicado, aunque observar las interacciones no era parte del estudio.

«Hay una montaña rusa que se siente ansiosa y luego le da a otras personas la seguridad de que te ves bien«, nos cuenta la investigadora. «Pero eso probablemente no dura para siempre, y luego te tomas otra selfie«.

En un trabajo anterior publicado en 2017, los investigadores descubrieron que pasar mucho tiempo perfeccionando las selfies podría ser una señal de que alguien está luchando contra la insatisfacción corporal.

Aun así, quedan algunos grandes agujeros en la investigación sobre las redes sociales y la imagen corporal.

La mayor parte del trabajo hasta ahora se ha centrado en las mujeres jóvenes, ya que tradicionalmente han sido el grupo de edad más afectado por los problemas de imagen corporal. Pero las investigaciones que incluyen hombres están comenzando a mostrar que no son inmunes. Por ejemplo, un estudio descubrió que los hombres que informaron que miraban el contenido masculino con más frecuencia dijeron que comparaban su propia apariencia con otros más a menudo y que les importaba tener músculos más.

Los hombres que miran el contenido físico con más frecuencia se preocupan más por sus propios músculos.

La investigación a largo plazo también es un paso importante, ya que los experimentos de laboratorio solo pueden proporcionar una instantánea de los posibles efectos. «Realmente no sabemos si con el tiempo [las redes sociales] tienen un efecto acumulativo en las personas o no«, explica la investigadora.

Así que, por ahora, ¿cómo deberías organizar tus propios feeds de redes sociales si no quieres salir sintiéndote mal con tu cuerpo?

Mills tiene una herramienta para llevar que debería funcionar para todos: Aléjate un rato de tu teléfono.

«Tómate un descanso y participa en otras actividades que no tengan nada que ver con la apariencia y comparándote con otras personas«, aconseja.

¿El mejor consejo? Deja tu teléfono

Lo mejor sería pensar críticamente a quién sigues y, si te encuentras frente a un sinfín de fotos enfocadas solo en la apariencia la próxima vez que te desplaces, agregues algo de naturaleza o viajes.

Después de todo, renunciar a las redes sociales es probablemente un problema demasiado grande para la mayoría de las personas, especialmente cuando los efectos a largo plazo de su uso aún no están claros.

Pero encontrar paisajes inspiradores, comida deliciosa y perros lindos para llenar tu feed de Instagram podría ayudarte a recordar que hay más en la vida de lo que simplemente pareces.

La influencia de las RRSS sobre nuestra imagen
5 (100%) 7 votos

    Deja tu comentario

    Tu email no será publicado.*

    Envía tu nota de prensa

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies