Categorías CANAL PRENSA

Difunde tu nota de prensa mediante Marketing Mutuo

Covid19 ¿Cuándo tendremos una vacuna para el coronavirus?

Coronavirus Covid19 ¿Cuándo tendremos una vacuna para el coronavirus?

El Coronavirus se ha extendido a más de 60 países y el gobierno del España prevé que en los próximos días se incrementen los casos. Actualmente no hay ninguna vacuna disponible para proteger a las personas contra la enfermedad. Pero, ¿cuándo podría cambiar eso? Las vacunas son uno de los avances científicos más asombrosos de la Humanidad.

¿Cómo funcionan las vacunas? ¿Cuáles son los pasos para desarrollarlas?

La idea fundamental detrás de cualquier vacuna es la misma: Introducir en el cuerpo una versión «poco peligrosa» del virus contra el que queremos luchar para que nuestro organismo «se entrene» y sepa reaccionar cuando llegue el «virus real«.

Nota: no sólo hay vacunas para enfermedades causadas por virus, también las hay frente a bacterias y otros microorganismos.

¿Cómo funcionan las vacunas? ¿Cuáles son los pasos para desarrollarlas?

Pero, como estamos hablando del coronavirus, aquí nos centraremos en las vacunas para virus. Antes de explicar cómo se desarrollan las vacunas, tenemos que entender el mecanismo que usa nuestro organismo para detectar y eliminar las «cosas externas«. Por ejemplo, un virus que se ha colado. Ese mecanismo se llama «sistema inmunitario«.

El sistema inmunitario


El sistema inmunitario

El sistema inmunitario de los humanos es extraordinariamente complejo y está compuesto por diferentes órganos y componentes: El objetivo de cualquier vacuna es «entrenar» a nuestro sistema inmunitario de forma que cuando llegue el virus «de verdad«, todos los componentes estén preparados para detectarlo y ¡combatirlo!

Un componente fundamental del sistema inmunitario son los llamados "anticuerpos"

Un componente fundamental del sistema inmunitario son los llamados «anticuerpos» que se «enganchan» al virus señalándolo y preparando su eliminación. Los anticuerpos (en color azul) son una especie de «cerraduras hechas a medida» de la «llave» (en naranja) que identifica a cada virus (en amarillo).

Cada virus tiene una «llave» diferente. Nuestro cuerpo debe desarrollar esas «cerraduras a medida» que identifican al virus.


Un problema a resolver

Así que, el problema a resolver es el siguiente: ¿Cómo podemos hacer que el cuerpo produzca esas «cerraduras a medida» antes de encontrarse con el virus de verdad?

Aquí llegan las vacunas. La idea es introducir alguna forma del virus menos peligrosa. Hay varias formas de hacerlo:

  • a) Virus inactivados: metemos el virus entero, pero antes lo desactivamos. (Por ejemplo con calor o radiación). Así funciona x ejemplo la vacuna frente a la polio
  • b) Virus atenuados: aquí metemos el virus entero y activo, pero antes lo hemos modificado para que no sea tan peligroso como el original. (Por ejemplo, haciéndolo crecer en células no-humanas). Así funcionan las vacunas frente a los virus de la fiebre amarilla o el sarampión.
  • c) Subunidades de proteinas: en vez de meter el «virus entero«, metemos sólo proteínas que existen en la superficie del virus.

Además de las anteriores, hay formas aún más novedosas de crear vacunas, como inyectar directamente el RNA de alguna proteína del virus o seguir el camino de la biología sintética construyendo nanopartículas artificiales que activen una respuesta inmunitaria.


Vamos ahora al caso particular del coronavirus.

El nuevo coronavirus es el séptimo coronavirus humano que conocemos: 4 de ellos causan resfriados leves y sólo 2 (el SARS-CoV-1 y el MERS-CoV) causan enfermedades graves. Por ahora, no tenemos vacuna para ninguno de ellos.

¿Cuánto se tarda en desarrollar una vacuna?

Normalmente varios años. Primero hay que encontrar un mecanismo biológico que funcione y luego hay que hacer toda una batería de ensayos clínicos. Los ensayos clínicos con humanos de una nueva vacuna se dividen en varias fases.

Primero se prueba con una decena de personas sanas, luego con centenares y después con miles de personas. Cada una de esas fases dura meses. Esos ensayos son necesarios para obtener los permisos gubernamentales y empezar la fabricación masiva (que a su vez, también necesita de mucho tiempo).

Los investigadores han desarrollado vacunas y están comenzando a probarlas en animales, y si eso sale bien podría haber pruebas en humanos más adelante en el año.

Significa que, siendo realistas, uno no estaría lista hasta al menos mediados del próximo año. Todo esto está ocurriendo en una escala de tiempo sin precedentes y usando nuevos enfoques para las vacunas, por lo que no hay garantías de que todo vaya bien.

Recuerden que hay cuatro coronavirus que ya circulan en los seres humanos. Causan el resfriado común, y no tenemos vacunas para ninguno de ellos.


¿Por qué no «saltarnos» los ensayos de la nueva vacuna si estamos en una emergencia?

Porque tenemos que estar seguros de que la nueva vacuna no va a causar más problemas de los que resuelve. Imaginad que NO hacemos ensayos clínicos y una nueva vacuna causa un problema de salud grave a 1 de cada 100 personas.

Y que ponemos esa vacuna a 100 millones de personas. El desastre estaría asegurado. Hacer ensayos clínicos es fundamental aunque lleven mucho tiempo…

Hasta que una vacuna esté lista, ¿qué tratamientos hay?

Las vacunas previenen las infecciones y la mejor manera de hacerlo por el momento es con una buena higiene. Si estás infectado por el coronavirus, entonces para la mayoría de las personas sería leve.

Hay algunos medicamentos antivirales que se están usando en ensayos clínicos, pero no podemos decir con seguridad que alguno de ellos funcione.


¿Cómo se crea una vacuna?

Las vacunas muestran inofensivamente los virus o las bacterias (o incluso pequeñas partes de ellos) al sistema inmunológico. Las defensas del cuerpo los reconocen como un invasor y luego aprenden a combatirlo.

Entonces, si el cuerpo se expone de verdad, ya sabe cómo combatir la infección.El principal método de vacunación durante décadas ha sido utilizar el virus original.

La vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (SPR) se elabora utilizando versiones debilitadas de aquellos virus que no pueden causar una infección completa. La vacuna contra la gripe estacional se hace tomando las principales cepas de la gripe haciendo las rondas y desactivándolas completamente.

En el trabajo sobre una nueva vacuna contra el coronavirus se están utilizando enfoques más nuevos y menos probados, llamados vacunas «plug and play«. Como conocemos el código genético del nuevo coronavirus, Sars-CoV-2, ahora tenemos el plano completo para construir ese virus.

Algunos científicos de la vacuna están levantando pequeñas secciones del código genético del coronavirus y poniéndolo en otros virus completamente inofensivos. Ahora puedes «infectar» a alguien con el inofensivo bicho y en teoría dar algo de inmunidad contra la infección.

Otros grupos están usando trozos de código genético crudo (ya sea ADN o ARN, dependiendo del enfoque) que, una vez inyectados en el cuerpo, deberían empezar a producir trozos de proteínas virales que el sistema inmunológico puede aprender de nuevo a combatir.

Pero incluso si los científicos pueden celebrar el haber desarrollado una vacuna antes de Navidad, todavía queda el trabajo masivo de poder producirla en masa.

Envía tu nota de prensa

    Deja tu comentario

    Tu email no será publicado.*

    Envía tu nota de prensa

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies