Categorías CANAL PRENSA

Difunde tu nota de prensa mediante Marketing Mutuo

Coronavirus ¿Como te alimentas después de entrenar en casa?

entrenamiento en casa

No hace falta decir que las sesiones regulares de ejercicio ayudan no sólo al cuerpo, sino también a la mente en días de confinamiento como los que vivimos.

Con el tiempo, el ejercicio físico introduce los ingredientes dinámicos necesarios para los estilos de vida más sedentarios, manteniendo el cuerpo sano y liberando endorfinas, o placer.

¿Cómo es tu dieta?

Con la práctica, he aprendido la importancia de calentar y estirar… ¿Qué hay de tu dieta? El entrenamiento consume una cantidad significativa de proteína, grasa y glucógeno, y necesitas reponer tus necesidades después de cada entrenamiento – todo menos la grasa. Además, es más probable que tu cuerpo absorba los nutrientes, especialmente en las horas inmediatamente posteriores, así que debes pensar muy bien como debes alimentarte…

Las proteínas

Se necesitan proteínas adicionales, especialmente si el objetivo del ejercicio es aumentar la masa muscular: en este caso, el cuerpo necesita sintetizar más proteínas de las que se descomponen durante el ejercicio. Las nuevas fibras requieren el uso de «materiales de construcción».

El glucógeno se acumula en el hígado, especialmente en los músculos. Después de una sesión intensiva de entrenamiento de fuerza, la mayoría de los músculos están «desgastados», por lo que es ideal para restaurar estas reservas a través de la ingesta de carbohidratos.

A menudo, el objetivo del ejercicio es perder unos cuantos kilos. Después de una comida, después de un entrenamiento, la insulina sube e impide que se quemen las grasas. Por lo tanto, agregar glucógeno y proteínas sigue siendo importante, pero no te saltes una, cuatro o cinco comidas después de un entrenamiento, por favor o tu metabolismo se ralentizará peligrosamente.

Dale importancia a los productos lácteos. Una taza de leche, una taza de yogur y una taza de queso bajo en grasa te darán un cóctel de proteínas y nutrientes. Las frutas y los cereales suelen ser una buena fuente de carbohidratos, vitaminas y nutrientes para mantener el equilibrio.

No olvides tu propósito

Ahora, una vez más, debemos tener en cuenta el propósito que perseguimos. Cuando se trata de construir músculos, digamos, una combinación clásica de arroz y pollo sería ideal: macarrones y carne, patatas con algunos huevos, o un buen tazón de leche y cereales.

Si tu objetivo es combatir la grasa, cuanto menos carbohidratos tengas, más lenta será tu absorción de agua, así que es mejor dejar la grasa y comer un poco de fruta y nueces, etc.

La razón por la que necesitamos líquido  es porque el cuerpo tiene mucho líquido que pierde de forma constante, por lo que necesita ser hidratado. La fruta es útil, pero el agua es necesaria. Los alimentos naturales son más nutritivos.

¿Y una cerveza?

Y si buscas algo natural y divertido, una refrescante cerveza sin alcohol puede servir como un lujoso ecualizador para saciar tu sed, restaurar los minerales perdidos y celebrar el buen trabajo. Contiene vitaminas B1, B2, B6 y ácido fólico… También tiene propiedades antioxidantes que pueden ayudar a prevenir este terrible shock.

La cerveza no tiene grasa, es rica en calorías y en nutrientes como el potasio, el fósforo, el selenio y el magnesio. El etanol tiene un efecto diurético y también es bueno para la deshidratación. También ayuda a reponer el glucógeno en el hígado.

Además después de mucho tiempo de esfuerzo en la elíptica, la bici estática, etc o haber realizado un completo entrenamiento de fuerza, una cerveza fría y algunas almendras, avellanas o nueces: sol en las ventanas, endorfinas y buena compañía hacen un día perfecto aunque permanezcamos en casa. Ánimo y no olvides cuidar tu cuerpo y tu alimentación.

Envía tu nota de prensa

    Deja tu comentario

    Tu email no será publicado.*

    Envía tu nota de prensa