Categorías CANAL PRENSA

Cómo reformar tu casa sin cometer errores

Cómo reformar tu casa sin cometer errores
- ⌚ Tiempo de lectura de este artículo: 4 minutos -

5 errores que debes evitar al reformar tu casa

Mucha gente se mete en trabajos de reformas integrales del hogar sin saber en qué se está metiendo. O, lo que es peor, pensar que todo es fácil, un camino directo y sin obstáculos. No es así.

La renovación, si se enfoca de forma correcta, puede ser una aventura emocionante y gratificante. Al fin y al cabo, ¿Qué puede ser mejor que convertir tu casa en la que siempre has soñado?

Para que todo salga bien, es importante tener claros los pasos del proceso de renovación y saber planificar cada detalle y evitar los errores causados por la inexperiencia, las prisas y el estrés, sobre todo cuando se trata de la primera renovación.

Aquí están los 5 errores más comunes y cómo evitarlos para tener la casa de tus sueños.


1. No establecer un presupuesto preciso

El riesgo es gastar mucho más de lo que podrías/deberías. También porque, ante un presupuesto incompleto o poco transparente, pueden surgir dolores de cabeza, contratiempos y dificultades técnicas en el transcurso de la obra que, para ser resueltos, requieren nuevas «inyecciones» presupuestarias.

Solución: pedir un presupuesto definitivo con todo incluido

Establece tu presupuesto, teniendo en cuenta cualquier imprevisto. Entonces, contrate un servicio de reforma y amueblamiento llave en mano para evitar malentendidos y asegurarse de que todo está incluido.

Elige profesionales de confianza a los que puedas pedir un presupuesto claro y, sobre todo, definitivo. Los que hacen este trabajo cada día con honestidad y franqueza son capaces de recomendar el mejor proyecto posible en relación con la capacidad de inversión. Creer que se sabe más que un profesional es otro error que no se debe cometer.

No establecer un presupuesto preciso


2. Elegir siempre el presupuesto más barato

¿Quién no querría ahorrar dinero dejándose tentar por un servicio de reformas de bajo coste o, peor aún, confiando en el clásico albañil, fontanero y electricista «manitas», amigo del amigo de un primo, de palabra?

En ambos casos, el riesgo es siempre el mismo: confiar en una estimación aproximada nos llevará al desastre. Acabas gastando mucho más de lo previsto. Recuerda que una reforma de bajo coste, en la mayoría de los casos, equivale a servicios y materiales realmente baratos.

Solución: elegir una persona de contacto fiable y transparente

A la hora de elegir un servicio de renovación llave en mano, no te guíes únicamente por el precio. Compara cuidadosamente todos los presupuestos que hayas recogido, pero evalúa también la experiencia y la profesionalidad de la persona con la que está tratando: un error durante las fases de planificación o construcción, especialmente cuando se trata de trabajos estructurales o de ingeniería de planta, puede costarte caro.

La opción más barata no siempre supone un ahorro real. Es mejor gastar unos euros más y afrontar la reforma con la debida serenidad y la seguridad de tener delante a un socio serio y fiable, con la competencia y especialización necesarias para evitar errores, retrasos en la entrega y gastos adicionales durante la obra.

Elegir siempre el presupuesto más barato


3. Empezar a trabajar con un proyecto incompleto

¿Tiene ya una idea clara? ¿Sólo necesita rehacer una habitación o quiere reformar otras habitaciones? Hay que tener en cuenta las necesidades futuras. Por ejemplo, ¿ha pensado en cómo vas a afrontar la llegada de un nuevo miembro de la familia?

Es mejor hacerlo todo de una vez  realizando una reforma integral, que empezar otra reforma al cabo de unos meses.

Solución: Pedir un proyecto coordinado y evaluarlo con antelación

Si no tienes una idea clara del proyecto que quieres llevar a cabo, pide consejo a un diseñador de interiores profesional.

Evite confiar directamente en la empresa sin ver primero a un diseñador, para saber inmediatamente qué es factible y qué no.


4. Pensar en el espacio sin accesorios

Muchos siguen este calendario: primero el diseño arquitectónico, luego la elección de los revestimientos y la instalación de los accesorios; por último, el diseño interior. ¡Fallo épico!

Por muy extendido que esté, este proceso da lugar a problemas y errores. Porque cuando descubras las limitaciones del entorno que has creado, será demasiado tarde, y cambiar la configuración del espacio será inconveniente y costoso. Muy caro.

Solución: planificar las intervenciones técnicas en función de los requisitos estético-funcionales

Diseñar el interior antes de dividir el espacio e instalar los sistemas da un mejor resultado final, tanto estético como funcional.

Durante la fase de diseño es necesario elegir no sólo qué y cuántas habitaciones se van a tener, sino también las características funcionales de cada una de ellas.

En función de los diferentes usos decidiremos cómo dividir y amueblar los espacios. En pocas palabras, es conveniente empezar por el aspecto funcional y estético, y en función de ello decidir el aspecto técnico, confiándolo a un profesional.

Si se toma el camino inverso, es decir, considerar primero los aspectos técnicos y luego los funcionales, se corre el riesgo de tener una casa «técnicamente» irreprochable pero diferente de la que se tenía en mente.

Por ejemplo, puede que te encuentres sin espacio suficiente para los muebles que tanto deseabas, o que la colocación de las instalaciones impida la disposición de los muebles tal y como la habías concebido en un principio.

Pensar en el espacio sin accesorios


5. Confiar su renovación a muchas personas

¿Crees que podría contar con varias empresas y varios técnicos, topógrafo, proyectista, electricista, fontanero, albañil, etc., para realizar las obras y gestionarlo y coordinarlo todo tu mismo? Buena suerte.

Cada uno hará su parte, probablemente de forma impecable, pero sin coordinación. El más mínimo contratiempo hará que todo se detenga, generando molestias, dolores de cabeza y pérdida de tiempo.

Solución: elegir un único punto de contacto para gestionar todo

Elige un servicio verdaderamente integral que organice y coordine el equipo ideal, gestionando en paralelo todos los aspectos burocráticos por usted, desde los permisos hasta los trámites del registro de la propiedad, pasando por el acceso a los beneficios fiscales para las obras de reforma. Te quedarás «sólo» con la parte más bonita y emocionante de hacer una casa.

Confiar su renovación a muchas personas


¿Está preparado para reformar tu casa?

Antes de embarcarte en esta aventura, recuerda que hay muchos aspectos que cuidar. Desde asuntos prácticos hasta cuestiones burocráticas. Una decisión precipitada, tomada con demasiada superficialidad, puede costar mucho dinero, tanto en términos de pérdida de tiempo y estrés, como económicamente. Los errores se pagan.

Encontrar un profesional competente, que actúe como interlocutor único de confianza para el desarrollo y la ejecución de un proyecto coordinado, te saca las castañas del fuego y le permite vivir un momento tan importante sin estrés ni preocupaciones.

Gracias por tu valoración 😉

    Deja tu comentario

    Tu correo electrónico no será publicado.*

    18 − 11 =

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies