Categorías CANAL PRENSA

¿Cómo elegir una caja fuerte?

Cómo elegir una caja fuerte

Una caja fuerte de pared puede ser la solución más segura y discreta para quienes, a menudo ausentes de casa, nunca saben dónde esconder objetos o joyas de especial valor (económico o sentimental, poco importa), dinero, proyectos especiales de trabajo, etc.

De hecho, por muchas precauciones que se tomen (alarmas, sistemas de videovigilancia, etc.), los robos en España se producen con cierta frecuencia. Así que analicemos el tema con más detenimiento.

¿Por qué una caja fuerte de pared?

Hay diferentes modelos de cajas fuertes, pero de todas ellas, las cajas fuertes de pared tienen una ventaja: evitan que los ladrones actúen, como es su costumbre, llevándose el objeto con rapidez.

Esto significa que los ladrones, aun suponiendo que encuentren la caja fuerte de pared que se haya instalado en un lugar poco visible de la casa, se verán obligados a perder tiempo para intentar hacerse con lo que contiene. No actuar con rapidez, al menos en este caso, puede significar arriesgarse a ser descubierto, aumentar la probabilidad de hacer ruido y, en general, exponerse a un mayor riesgo.

¿Por qué una caja fuerte de pared?


Cajas fuertes de pared: cómo elegirlas

Sin embargo, no todas las cajas fuertes de pared son iguales. Varios elementos contribuyen a diferenciarlas, empezando por el tamaño y, por qué no, la forma, que puede dotar al objeto en cuestión de mayor o menor funcionalidad.

Descubramos, pues, a la luz de esta información, cómo elegir la mejor caja fuerte de pared que existe actualmente en el mercado:

  • Sistema de apertura: las cajas fuertes construidas con criterios menos tecnológicos suelen adoptar un sistema de apertura mecánico que, por tanto, requiere el uso de una llave especial o, en su defecto, un código secreto (en este último caso, se trata sobre todo de objetos con apertura electrónica) para acceder a su contenido.
    No es raro que algunos modelos, tal vez entre los más seguros de todos, tengan ambos sistemas de apertura al mismo tiempo, lo que los hace especialmente difíciles de forzar.
    Una variación sobre el tema de concepción mucho más moderna es la caja fuerte con un sistema de apertura basado en el reconocimiento de huellas dactilares o de la retina. Como muchos saben, tanto las huellas dactilares como las retinas son únicas para cada ser humano: nadie, incluidos los parientes y consanguíneos, tiene la misma huella dactilar. Está claro que estos modelos representan lo más alto de la gama, pero esa seguridad tiene un precio.
  • Puerta: las puertas deben tener varias características para ser tan eficientes y funcionales como se espera. En primer lugar, deben poseer un marco de cuerpo único. Esto significa que esta parte del objeto debe construirse para ser uno con el resto de la caja fuerte.
    En segundo lugar, la puerta debe estar enrasada, es decir, una vez cerrada, no debe quedar más que un espacio muy pequeño entre la puerta y el cuerpo del objeto, en resumen: lo justo para que la pieza pueda girar al abrirse y cerrarse. Así se evita que los ladrones abran la caja fuerte forzando la puerta, quizás mediante un sistema de palanca.
    Por último, recomendamos la presencia de un marco inferior, es decir, un elemento especial que, cuando la caja fuerte está cerrada, debe situarse detrás del marco. Esta pequeña inserción hace prácticamente imposible forzar la caja fuerte con palancas y similares.
    Puerta caja fuerte
  • Bisagras: las bisagras de las puertas de una caja fuerte de pared deben estar fabricadas con materiales que ofrezcan una excelente garantía de resistencia y, además, deben estar perfectamente soldadas al objeto en cuestión: en definitiva, llamar a un cerrajero a domicilio para que sustituya las bisagras y, por la propia naturaleza de este tipo de cajas fuertes, actúe in situ no es tan inteligente…
  • Topes: los topes (es decir, las zonas del objeto donde se cerrará la puerta) deben ser, obviamente, muy resistentes para que cualquier posible intento de robo sea en vano. Un refuerzo adecuado tampoco vendría mal. Entre otras cosas, deben ser muy numerosas y colocarse en todas las partes de la caja fuerte de pared, a excepción, claro está, de la parte en la que ya se han instalado las bisagras.
  • Peso: cuanto más pesada sea la caja fuerte, menos probable es que pueda ser extraída de alguna manera de su alojamiento. Incluso suponiendo que los ladrones fueran lo suficientemente buenos como para tener éxito, completar el robo requeriría mucho tiempo, paciencia y experiencia. En resumen: los ladrones comunes de casas, aunque sólo sea para no aumentar sus posibilidades de ser atrapados, nunca intentan forzar cajas fuertes tan pesadas.
  • Materiales: los materiales de construcción deben obedecer obviamente a criterios de resistencia y solidez. Sin embargo, también sería aconsejable optar por algo ignífugo: un incendio, de hecho, una vez apagado, podría permitir al poseedor acceder a los bienes más preciados almacenados en la casa. En resumen, independientemente de los daños sufridos por la propiedad, se estaría seguro de seguir teniendo los bienes depositados en ella.
  • Certificaciones: una caja fuerte de pared que se precie goza de la certificación UNI 10868, y de esto hay pocas dudas.

caja fuerte


Instalación y montaje

Aunque la caja fuerte adquirida sea la mejor del mercado y, por lo tanto, goce de todas las características más funcionales enumeradas anteriormente, perderá toda su eficacia si está mal instalada.

Por lo tanto, es esencial que se empotre correctamente en las paredes con tornillos y pernos especialmente diseñados para ello, que no puedan manipularse ni aflojarse de ninguna manera. Pero la cosa no acaba ahí.

La pared también juega un papel fundamental en todo esto, por decirlo de alguna manera: trabajar sobre una pared de pladur, por ejemplo, no es precisamente una buena idea. Lo mismo ocurre con la madera, los ladrillos o los ladrillos huecos.

Mejor sería elegir una pared de materiales más sólidos como el hormigón, la piedra o, por qué no, el cemento. En los casos en los que todo esto no es posible, hay dos soluciones: realizar obras de reforma en al menos una parte de la casa o, en su defecto, optar por una caja fuerte móvil menos segura (ya que se puede transportar y desencajar en otro lugar).

Otro aspecto que hay que valorar es dónde colocar la caja fuerte de pared. Está claro que debe estar en un lugar oculto a la vista: en definitiva, que cualquiera que llegue a la vivienda no sospeche que el objeto está allí.

En cualquier caso, siempre es una buena idea evitar las paredes directamente en contacto con las paredes exteriores, ya que son más vulnerables.

Sobre todo, si el ladrón en cuestión se ha cerciorado previamente no sólo de la existencia de la caja fuerte de pared, sino también de su ubicación exacta, obviamente también en relación con el estado general del piso, puede decidir actuar desde el exterior.

Puerta caja fuerte

Gracias por tu valoración 😉

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*

    11 + dos =

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies